Escena eliminada # 3 de "El abrazo de la noche"

lunes, junio 06, 2011

En esta escena quería explicar porqué Talon vivía en los pantanos. Mi editor pensó que era innecesario, por lo que fue eliminada.

Acheron apoyó una mano sobre su hombro. El toque fue electrizante, sofocante. Lo quemaba sin lastimarlo y lo proyectó directo al pasado.

Talon no conseguía moverse mientras se veía a sí mismo a más de doscientos años atrás. Se encontraba en la antigua residencia que había construido en su plantación, antes de mudarse al pantano. Era pasada la media noche cuando Acheron y él regresaban de cazar y hallaban un pequeño bulto en el umbral de su puerta.Al principio no había sabido que pensar, hasta que había escuchado el suave llanto de un infante. En el momento que vio a la pequeña niña abandonada, sus emociones lo sobrecogieron.

—Me quedaré con ella.
—Talon,—lo reprendió Acheron.—¿Te has vuelto loco? Los Dark-Hunters no tenemos niños. Es una huérfana y necesita que le encuentres una familia.
—Nae Acheron, no lo haré. Los dioses me la dieron a mí para que cuide de ella. Además, otros Dark-Hunters tienen niños con ellos.
—Son hijos de sus Escuderos.
—Entonces envíame un Escudero para que la atienda.

Acheron había puesto mil objeciones, pero al final, se había dado por vencido y le había conseguido a Talon la ayuda necesaria para criar al bebé.

Las imágenes se arremolinaban en los pensamientos de Talon, mientras veía a su hija adoptiva crecer en su mente. Vio a Sirona dando sus primeros pasos y riendo mientras intentaba alcanzarlo. Sirona, como una pequeña niña corriendo a abrazarlo antes de irse a dormir. Sirona diciendo sus oraciones cada noche antes de que él la acurrucara bajo las sábanas y la dejara para ir a cazar Daimons.

Había sido la niña más hermosa que hubiera visto. Sus sonrientes ojos azules y su cabello dorado le habían recordado mucho a Nynia y por momentos imaginaba que era su hija.

La había protegido y cuidado como un padre, le había dado todo lo que ella quería.

Le había dicho que era su tío y que sus padres habían muerto dejándola a su cuidado. Nunca nadie lo había cuestionado. Sólo su Escudero conocía la verdad.

—¿Como me veo, Tío?

A Talon se le cortó la respiracion cuando vio a Sirona salir del vestidor de la tienda del sastre del pueblo. Había anochecido hacía dos horas y él había pagado una fortuna al sastre para que se acomodara a su tan inusual horario. Decidió, que cada centavo lo había valido en cuanto vio la felicidad reflejada en el rostro de Sirona.

Su traje de novia era de un color azul pálido que hacía centellear sus ojos color cielo. Su cabello rubio estaba recogido con una cinta al tono.

Le había sonreído.

—Thomas es un hombre afortunado y más le vale que cuide bien de ti.

Ella se rió y le dio un beso en la mejilla, luego regresó al vestidor para probarse el resto de su ajuar de bodas.
Minutos más tarde, la asistenta del costurero había corrido hacia él.

—¡Se ha desmayado!

Aterrorizado, Talón se precipitó hacia ella y la llevó a casa. Había llamado a un médico sólo para ser notificado de que nadie conocía la enfermedad que la afectaba, pero que no sobreviviría la noche.

Había pasado horas a su lado, sosteniéndola en sus brazos, escuchándola luchar por respirar.

Su joven cuerpo había sido atormentado por el dolor y estaba cubierta en sudor.

—Ya no podré casarme con Thomas,—susurró.— Ya no podré ser madre.—Había alzado la vista hacia él mientas las lágrimas se escurrían por el rabillo de sus ojos.—No habrá nadie que cuide de ti, Tío

Y se había muerto, así, en sus brazos, su mano sobre la mejilla de él.

Talon había quedado desconsolado. Había creido tontamente que la maldición se había retirado y que ella era una bendición. Al final, había aprendido que una vez más, Camulus, estaba jugando con él.

Nunca sería capaz de amar sin sufrir la pérdida.

La noche en que Sirona fue sepultada, Talon había incendiado su plantación y se había mudado al pantano, donde había jurado que nunca permitiría que otro ser humano se acercara a él.


Información del manual de los Cazadores Oscuros traducido por DHL

Más Información En...

0 comentarios