-Historias Dark Hunter- Capitulo 28 Por laucrep

miércoles, julio 06, 2011

Escuchaba voces alrededor mía, creo que eran las chicas y Zarek pero no podía abrir los ojos, estaba dolorida y notaba calor mucho calor por todo el cuerpo.

Cuando desperté estaba en casa de Melo, estaban conmigo Kaede Mel, Zarek, y Artie me contaron que me recogieron en medio de un descampado herida e inconsciente y que me habían inyectado Pasión.

- MIERDA ¡ con razón tengo ganas de tirarme a todo bicho viviente. El calor me subía por todo el cuerpo, creo que no lo soportaría mucho tiempo.- Me podéis llevar al Santuario antes de que el efecto de la mierda esa me suba más POR FAVOR voy a empezar a delirar¡¡.

- ¿Y a quien vas a ver allí?-Pregunto Kaede.

- Ya os lo contaré más tarde, ahora por favor vamos rápido, y si Zarek te puedes alejar un poco de mi lo agradecería por qué no me aguanto.- Zarek comenzó a reírse, pero juraría que a Mel no le sentó muy bien..

No se ni cómo llegamos a la parte de atrás del Santuario por donde se accedía a la casa de los Peltier. Estaba sudorosa y casi veía nublado. Salí corriendo del coche y llame a Etienne intentando que no me escucharan.

- ¿Dime guapa que quieres? ¿Estas bien?

- Donde estas, dime que estas en el santuario por favor. -Me quemaba por dentro necesitaba follar y follar sin parar…

- Si lo estoy. Que pasa cazadora te noto muy alterada.

- Podemos tener un poco de intimidad en casa de tus padres, ahora te lo cuento.

- Si vamos a la azotea allí tengo mi habitación.

Directamente deje de escucharlo y subí corriendo intentando que no me viera nadie. Cuando estaba en la puerta de la habitación Etienne ya estaba allí, recostado en la cama con una camiseta apretadísima que le marcaba todos los músculos no quería seguir bajando la vista por que ya estaba lo suficientemente afectada como para hacerlo pero no pude evitarlo, notaba como salían mis colmillos…

- Parece que me vayas a comer- Interrumpió mis pensamientos.

- Etienne…- mi voz sonaba como un susurro- anoche me..tuve una pelea con unos daimons y me inyectaron Pasión, es una antigua droga que nos seda y luego nos da un subidon, vamos bueno que nos pone muy cachondas.

- Así que quieres fiesta no?- dijo mientras se acercaba a mi con voz sensual-

No me pude resistir más me quite la ropa que llevaba, y me tire a besarlo, caímos encima de la cama, estaba encima de él así que le quite los pantalones al tiempo que el se quitaba la camiseta, necesitaba que me penetrara así que no esperé a nada y me senté a horcajadas encima de él.

Una hora más tarde el ardor empezaba a irse pero aún estaba muy cachonda y como Etienne esa noche no tenia fin seguimos dándonos placer de mil y una maneras diferentes.

Decidimos darnos una ducha, pero ver como el agua caía por ese cuerpo no me hizo nada bien así que seguimos haciendo posturitas en el cuarto de baño. Cuando por fin salimos del baño ya estamos rendidos los dos, aunque creo que él más que yo.

- Vaya con la droguita esa no?- Me pregunto con cara sonriente-

- Jajajaja no te imaginas lo insoportable que ha sido sentir el cuerpo asi, me quemaba por dentro necesitaba alivio, y tu amiguito- le dije mirándole la entrepierna que estaba en camino de ponerse dura otra vez- me ha dado mucho alivio. Jajaja. Aunque pensándolo bien un poco de Pasión dosificada no estaría mal jajaja parece que vayas borracha y el sexo se intensifica más.

- ¿Por qué me llamaste a mi?-dijo mientras me acariciaba la mejilla.

Joder me sentía mal ,no quería que pensara que lo había utilizado..mierda tenia que contestarle, sería lo más sincera posible..

- Te llame porque desde que he llegado a Nueva Orleans me he sentido muy a gusto contigo - Basta de ñoñerías pensé- y por que nene eres un fiera en la cama y nunca mejor dicho jajaja- Quería quitarle un poco de hierro al asunto, me acerque a sus labios y lo bese.-

- A mí también me pasa algo parecido contigo. ¿Qué te parece si nos vamos a cenar algo por ahí? Te quiero enseñar varios sitios de Nueva Orleans que a lo mejor no conoces.

- Perfecto¡¡.

Seguidamente nos levantamos de la cama y nos vestimos, no me di cuenta hasta ese momento de que las chicas me habían cambiado de ropa y de que había recuperado mi mochilita con la poca ropa que me puse, tendría que pasarme otra vez por el hotel a recoger más ropa. Por cierto estaba pagando un hotel tontamente.

- Esto Etienne te importaría si me quedo aquí unos días es que tengo una habitación en un hotel al que he aparecido dos veces y no se..

- Vale por mí no hay problema, a cambio me tienes que hacer algún plato de comida italiana que me han dicho que se te da muy bien.- Acto seguido me dio una copia de las llaves del apartamento.

- Eso está hecho¡¡ muchas gracias.

Cuando ya estábamos vestidos fuimos corriendo a un restaurante que tenia buena pinta pero lógicamente estaba cerrando, así que decidimos dar un paseo por las calles a ver si veíamos algún sitio de comida rápida que estuviera abierto a esas horas, de paso hacíamos un poco de patrulla.

Nos compramos Kebap de cenar y pasamos el rato hablando de mi ataque de la otra noche y sobre los daimons que se habían visto últimamente que tenían una fuerza un poco superior.
Cuando nos encontrábamos cerca del barrio francés apareció a nuestro lado Aqueron, la verdad que hacía tiempo que no lo tenía tan cerca, era tan perturbador, nunca sabía por donde me iba a salir.

- Buenas noches chicos- Dijo con un gesto amigable.

- Buenas Ash- Dijimos al unísono.

- Ya veo que estáis muy compenetrados- dijo con sorna.

Se me quedó cara de tonta, y ahora que se supone que tenía que decir. Menos mal que Etienne se me adelanto.

- Hemos estado hablando sobre el ataque que tuvo ayer Lau. ¿Crees que estamos en peligro?

- Oso tú tienes que mantener a tu familia unida, preocúpate de eso. Y de que Lau no te devore o algo por el estilo.- ¿Se estaba cachondeando de que me hubieran inyectado Pasión?

- ¿Y que se supone que debemos hacer? De donde han sacado esa mierda de Pasión. Joder si hubieran querido me hubieran matado por que me quede inconsciente.
- Ahora ya estáis sobre aviso, jugáis con ventaja.- Se quedo en silencio un momento y luego desapareció-

- ¿Qué narices? Me repatea que haga esto, te tiras un año sin verlo y luego se va y no te dice ni adiós. Espero que no haya pasado nada grave.

Seguimos andando por las calles de la ciudad cuando note que se me revolvía el estomago.

- Cariño creo que tenemos que entrar en acción, si no quieres luchar lo entiendo no es tu deber.
- ¿Estás de coña? Me encanta patearle el culo a esos rubitos, espero que no te asuste verme transformado en oso.
- Jajaja eso espero- Le dije guiñándole un ojo.

Fuimos directos hacia el callejón en el que oíamos gritos, y algo parecido a una lucha.

Más Información En...

0 comentarios