-Historias Dark Hunter- Capitulo 30 Por Artemisa

viernes, julio 08, 2011

Era consciente de quien era el que estaba torturandome de esta manera, aun asi no me sentia capaz de pensar en otra cosa que no fuese sexo, era puro instinto animal que me consumia de deseo por otra caricia y al mismo tiempo mi mente racionel gritaba negandose a lo que mi cuerpo pedía.

Después de correrme con una simple caricia, lo ví regodearse en su triunfo, quieto delante de mi, mirandome mientras la nueva dosis de pasión que me habia inyectado me hacía retorcerme y gritarle que entrara en mi interior para conseguir un poco de alivio.
Despues de lo que para mi parecieron siglos, entró en la austera estancia donde nos encontrabamos otro hombre alto y rubio. ¡un daimon! me decia mi mente, solo era capaz de escuchar pequeños retazos de la conversacion que mantenia dicho daimon con Stryker ya que mi agonia no me dejaba capaz de concentrarme en otra cosa que no fuese el ardor de mi entrepierna.

-Señor, ha pasado ya un día entero ¿Por que no acabas ya con la cazadora?
-¿Te atreves a decirme lo que tengo que hacer?
-No señor, disculpeme pero es que sus gritos de "agonía" nos tienen desesperados a todos y muchos se preguntan por qué no la somete como la pu-ta que es.
-Eres mi segundo al mando y pensaba que eras un poco mas inteligente que los demás, acaso no aprecias que esta es diferente, no notas su olor, su aura. Está rodeada por completo por la presencia de Aquerón, si le pongo una mano encima se desataría la guerra, y sabes que este no es el momento para comenzar lo que tenemos preparado.

Aquerón... el nombre llegó a mis oidos como un murmulloo lejano y algo se activó en mi mente, ellos decían que yo era importante para Aquerón, entonces ¿por que no me libraba de mi sufrimiento?. Mi estado cada vez era peor mientras perdia y volvia de la consciencia sientiendome sola y rodeada de gente al mismo tiempo, estaba perdiendo la cabeza, si no fuese porque estaba atada sería capaz de arrancarme la piel a tiras para dejar de sentir tanto dolor. Por los dioses... ¿Cuanto tiempo llevaba aqui?
De repente volví a sentir la presencia de Striker delante de mi, se pegaba a mi cuerpo haciendome gritar histérica, me agarro fuerte de la barbilla mirandome a los ojos para decirme.
-Estás de suerte cariño, no voy a torturarte mas- No sabía lo que significaban sus palabras, la unica manera de acabar con mi sufrimiento era dandome sexo y eso, sería mi perdición- Me voy, pero te dejo en buenas manos, en muchas buenas manos- Sus ojos tenian una mirada fria y calculadora- No mereces tanto la pena como para desatar el infierno por muy deseable que te encuentre, follarte no me aportaria mas satisfacción que ver como Apostolos sufre cuando vean lo que mis Spathi han hecho con su jugetito.

Desapareció de mi vista y entonces pude ver lo que tenía delante, una orda de los guerros daimons me miraban con todo el odio del mundo. Aquí terminaba mi larga existencia y algo me decía que mi muerte no sería rapida. Lo mas desesperante de todo es que por culpa de toda la droga que llevaba en mi cuerpo, iba a sentir placer de las numerosas violaciones a las que iba a ser sometida por parte del enemigo.

*****

Urian estaba en Kalosis vigilando a escondidas lo que planeaban los que un dia fueron sus hermanos, por muy raro que pareciera no se sentia como un traidor, después de que su propio padre acabara con su vida, Ash le había demostrado que se podia seguir viviendo sin necesidad de destruir a todo cuantos te encuentres a tu paso, por eso iba al infierno Atlante, Aquerón no podia entrar en este plano sin acabar con el mundo conocido. Estaba intentando descubrir lo que su padre planeaba cuando se percató de la conversación tan animada que tenian los spathi, lo que escuchó lo cabreaba, estaban torturando a una dark hunter durante dos dias y pretendían violarla y dejarla posteriormente expuesta al sol. ¿Donde habian quedado los dias en que se luchaba cara a cara? esto era poco usual y lo mas raro aun, es que Ash lo permitiera, su instinto le decía que no se metiera pero le debía demasiado al Atlante como para dejar morir a uno de sus cazadores, cada vez que esto ocurriaAquerón pasaba un largo tiempo cabreado y la verdad... si ya era jodido vivir con Ash, era mucho peor vivir con un Ash encabronado, por eso se transportó detras de los 15 Spathi que tenia delante, a donde quiera que tubiesen a esa pobre desgraciada.

*****

Justo cuando cerré los ojos preparada para lo que fuese que iba a pasar, una brillante luz traspasó mis parpados cerrados, al abrir los ojos una figura masculina, enorme, de anchos hombros y cabello rubio habia aparecido ante mi, estaba de espaldas por lo que no podia verle la cara pero tenia un aura muy diferente a cualquier cosa que me hubiese encontrado nunca. Estaba quieto, mirando a mis asesinos como alguien miraria aburrido algo que le resultara monotono.
-Hola chicos, os veo bien.-Los murmullos de incredulidad y exclamaciones se sucecian tras percaterse todos de la presencia que tenian delante-Que pasa os habeis vuelto todos unos mariquitas que teneis que atar a una Hunter para poder acabar con ella?
-¿Urian?- dijo uno de ellos titubeando.
-Urian no, Santa Claus, pues no ves que si soy yo gilipollas.
-No puede ser, estas muerto, Stryker te mató.
-Sí Stryker me mató y yo os voy a matar a vosotros.

Se lanzó a por ellos sin pensarselo, una lucha encarnizada se sucedía delante de mis ojos mientras veia a mi salvador acabar con sus contrincantes con movimientos certeros y las manos desnudas, no utilizaba ninguna arma pero sus golpes eran mortales, cuando acabó con todos ellos estaba agazapado en el suelo con la cabeza gacha y sangre chorreandole por todo el cuerpo, poco a poco se fué levantando y fué cuando estaba completamente erguido cuando vi su rostro, era perfecto, poseia una belleza eterea, sus gelidos ojos azules y el cabelloo rubio le hacía parecer un angel, un angel de la muerte con todo el cuerpo lleno de sangre y el poder que demostraba tener, se fué hacercando poco a poco hacia mi. Un gran error por su parte, la droga empezo a recorrer mi cuerpo con mas fuerza al sentir la gran masculinidad y atraccion que despertaba el ser que tenia delante.
Seguia acercandose a mi con evidente renuencia a hacerlo cuando me acordé de como lo habia llamado el daimon.

-¡Urian ven!- No era posible que estubiese haciendo esto pero en contra de todos mis principios estaba intentando seducirlo- Por favor Urian, haz que deje de sentir tanto dolor- Ni siquiera reconocía mi boz, arrastraba las eses y hablaba languidamente, incitandolo.
El semblante de Urian cambió, sus ojos se quedaron fijos en mi como echizado y venia a por mi decidido. De repente el aire crepitó y un viento frío envolvió la estancia mientras una profunda voz y una figura enorme salia de la zona mas oscura de almacén.

-Urian vete!!- Era Aquerón, sus ojos estaban adquiriendo un tono rojizo mientras recorrian cada centimetro de mi cuerpo, Urian parecía no percatarse de su presencia y seguia hacercandose a mi hasta que una pared invisible lo frenó en seco y lo hizo salir del trance, fué en ese momento cuando nos miro de hito en hito y preguntó- ¿Que está pasando Aquerón?-Aquerón no respondió, me miraba fijamente intentando encontrar en mi mente que era lo que habia pasado- Aquerón contestamé. ¿Por que tiene una Hunter esa esencia tan especial?, es, es como si fuese... Atlante.
-Urian marchaté, te agradezco lo que has hecho pero ya no tienes nada que hacer aquí.
-Los cojones no tengo nada que hacer aquí, acabo de salvarla de las salvajadas que tenian pensado hacerle cuando tu no lo has hecho ¿Como es que no has visto lo que sucedía?-mientras pronunciaba esas palabras urian se dió cuenta por si mismo de la respuesta, Aquerón no era capaz de ver nada de lo que sucecia en las vidas de las personas que le imporataban.

Antes de que Urian pudiese pronunciar palabra Aquerón lo hizo desaparecer con un movimiento de la mano, se acercó a mi lentamente con el horror y la agonía pintado en su rostro y fué su presencia lo que hizo despejar mi mente, Stryker tenía razon, no le importaba, de no ser por urian habria muerto sin que el moviese un dedo, daría su vida por cualquier Dark Hunter menos por mi.

Cuando intentó acercarse para desarte me debatí a gritos para que no me tocara y fue entonces cuando me di cuenta de por que me miraba con horror en los ojos, tenia el cuerpo lleno de eridas ensanfrentadas y moratones, la cuerdas que sujetaban mis muñecas casi rozaban el hueso y seguia completamente desnuda salvo por el pequeño tanga. Debido a la droga no me habia dado cuenta que mi tortura habia sido tanto fisica como sicologicamente. Aquerón se habrazó a mi cuerpo en un movimiento rápido y al instante estabamos en mi casa. Me sentia sobrexcitada por su presencia pero al mismo tiempo con el corazón roto en mil pedazos por descubrir lo que e el fondo sabía desde siempre. Aquerón hubiese preferido verme muerta, posó una mano sobre mi frente y la negrura me arrastro a la insconciencia.

-No se que me duele mas Artie, saber que nunca voy a poder corresponderte o ver en tu mente tus pensamientos erroneos- Debería dejar que siguiera pensando que la odio, al menos no la vería sufrir esperando las caricias que no puedo darle.
Aquerón limpió a Artemisa y curó sus heridas mientras esta seguia inconsciente, gracias a dios que Urian habia llegado a tiempo, si no no soportaría saberse culpable de las abarraciones a las que por propia experiencia sabia que nadie debería sufrir.De nuevo su amor por otras personas lo hacian no ver lo que les sucedía y esto los dejaba expuestos al peligro.

Cogió el movil y llamo a otra de las hunters, Melo. Una cazadora con unos poderes demasiado desarrollados y que hace siglos sabía sabre su relación con Artemisa aunque muy sabiamente nunca se atrevería a reconocerlo.

-Melo
-Dime jefe.
-Acabo de encontrar a Artemisa, necesito que vengas a su casa, está inconsciente y bastante mal.
-¡Gracias a los dioses que ha aparecido!, ¿pero que le ha pasado, tan mal está?- Aquerón se quedó callado un largo rato hasta que contestó.
-Lo peor no es lo mal que se encuentra ahora, es lo mal que se encontrará al despertar- y co esa frase colgó. Sabiendo que cuando Artie despertara se sentiria confusa, humillada por lo que le habia provocado la droga y destrozada porque pensaba que el la habria dejado morir.

Más Información En...

0 comentarios