-Historias Dark Hunter- Capitulo 39 Por Briseida

lunes, julio 18, 2011

-Vamos Jaden no pongas esas cara, alguna vez tenías que perder, ¿No te parece?-

Mientras decía estas palabras no podía sonreír más abiertamente. Me había destrozado una rodilla, tenía arañazos por todo el cuerpo, y la cabellera que para aquellas ocasiones siempre la tenía debidamente recogida, estaba en un caótico desorden. Aún así mi pincho del pelo, el mismo que Savitar me regaló el día que hice 1500 años de existencia. Estaba clavado limpiamente en la corteza un árbol, justo en frente de la salida de la gruta. Habría pensado que sería una tabla, por aunque parezca mentira ese hombre ya cogía olas muchísimo antes, y fue el quien me enseño a tener un equilibrio perfecto en los sitios más impensables y peligrosos para la vida humana.

Salí de la gruta, en la que habíamos hecho un descenso impresionante, la apuesta era que, quien salía primero pedía. Por alguna razón extraña siempre que apostaba con ese hombre, Dios, demonio o cosa, siempre terminaba perdiendo y perder con el era lamentase por muchos siglos. La mayoría de las veces Jaden utilizaba alguna triquiñuela para ganar, esta vez fui yo. Después de dos días tratando de pasar por grutas pasadizos oscuros y sitios en los que apenas cabe un hombre podía decir que había vencido por fin a Jaden

- Te has atrevido hacerme trampa- No era una pregunta, estaba entre furioso e incrédulo y algo más que no supe identificar - quiero la revancha – empecé a negar y me dirigí hasta el árbol de donde saqué el pincho que era igualmente de madera y lo enredé en mi larga melena para recogerla lo mejor posible.

-Ooh Vamos Jaden no te hagas el ofendido, tú siempre utilizas alguna artimaña y no habíamos dicho de utilizar nada que no fuera nuestro propio, además eso lo aprendí de ti, ya me la has jugado muchas veces.-

-Esta bien, que es lo que quieres –

-Conozco a todos los cazadores, con todos he podido hablar gracias al foro”con todos menos con Kirian”, pero siempre que habido una misión conjunta aparecía otra misión que Acheron me encomendaba, siempre parecía mucho más importante o peligrosa, y sí no, aparecías tú y no quiero que lo tomes a mal pero soy Cazadora, creo que ahora me necesitan más que tú. Se que está pasando algo, algo demasiado importante para ignorarlo, mis poderes llevan alerta lanzándome avisos constantes y ya no los puedo ignorar más. Jaden… Me voy a Nueva Orleans con mis compañeros, esa es mi petición.

Vi como le chirriaban los dientes de tanto apretarlos. Vi como asentía con unos ojos que se estaban volviendo puro fuego y un instante después ya no estaba enfrente de mí, desapareció sin más. – Dioses como odio que haga eso sin avisar –


DOS DÍAS DESPUÉS

- ¿Bueno, qué es lo que pasa con esta ciudad?- Notaba un olor a maldad, incertidumbre y algo muy inquietante, demasiado inquietante.
Había llegado a la ciudad sin avisar a nadie, quería darle una sorpresa a Acheron que siempre que hablaba conmigo me contaba las batallas en las que se enzarzaban los de más cazadores y terminaba por lamentarse por que yo no había asistido. – Otra vez será Briseda- eso fue lo que dijo la última vez, pero ya no iba a ver otra próxima.

Así que con un mapa y el teléfono que me hacía de GPS busqué el Santuario. Mientras miraba la calle en el mapa y seguidamente mi móvil escuche los silbidos de admiración de grupo de chicos... – Madre mía que buena que estas morena!!.. Ven aquí y te enseño lo que es un Dios del sexo preciosa- yo levante la vista y no pude menos que soltar una carcajada, los ignore y seguí andando con mi traje de color Blanco roto de Armani, no llevaba tacones, no me gustaban para correr y trepar, y para ser sinceros las botas de vestir que tenia iban a la perfección.

-Por fin!! - Di con la calle exacta donde se encontraba el Santuario y sonreí. Había escuchado de todo, incluso que cuando Acheron entraba o aparecía siempre ponían una canción muy concreta para avisar del peligro, y por lo que escuché acababa de hacerlo.

La verdad es que me encantó todo era como me habían contado los cazadores por el foro, había motos alucinantes aparcadas a la entrada del local y un maromo a las puertas que ufff.... podría hacer cosas muy malas con el, sin duda. Pasé saludándole con la mano y este me repasó de arriba abajo, con una mirada que me hizo sentirme desnuda por unos momentos, pero enseguida enarqué una ceja y lo mire con cara de aburrimiento y seguí andando dándole una visión de mi espalda la cual se movía aposta muy provocativamente.

Vi a Acheron hablando muy acaloradamente con alguien. Era una mujer muy bella, pero por lo visto era un cazador, y si no había uno cerca, por que notaba como mis poderes se debilitaban poco a poco... – Ash!! – Grite y el levanto la cabeza. Por alguna extraña razón se quedó mudo y con una cara de asombro que jamás podría haber dicho que yo provocaría. - ¿Qué te pasa? ¿No te alegras de verme?-

En ese momento escuche voces que provenían de la entrada, una pareja impresionante entraba al local discutiendo sobre algo. Me concentre en el hombre y parpadee... Por todos los Dioses habidos y por haber me estaba mareando!! Sentía como si me faltase el aire, cosa imposible ya que no necesitaba respirar pero cuanto más se acercaba peor me sentía y a eso se unió un dolor punzante en el pecho, sentía que me ahogaba y no había remedio... Entonces fue cuando vi la cara del hombre que se había quedado petrificado por unos momentos. La mujer que lo acompañaba se acerco y me miro, luego lo miro a él... – Kyrian?-

Entonces estalló la guerra…

- Me has mentido hijo de la gran **** ¡!- Kyrian se lanzó a por Acheron, tan furioso que derribó mesas a su paso... – ¿y tu dices ser de los nuestros?- y le lanzó un puñetazo que nunca llego a tocarle.
No sabia que estaba pasando y no lo entendía el dolor creció de una manera insoportable y tuve que apoyarme en una mesa, hasta que vi al hombre lanzarse contra Acheron, en ese momento el instinto prevaleció a todo lo de más. Me quite el moño hecho con el pincho de madera y lance el punzón al centro del pecho de Kyrian.
Esta vez el dolor se multiplico por diez veces o más. Caí de rodillas y sentí el sabor de la sangre en la boca... El era un cazador... Se giro sorprendido y dijo algo muy extraño - Αδελφός;( ¿Hermana? En griego) - Parpadee con confusión, jamás en mi larga vida me había pasado eso, y allí había algo que me estaba matando por dentro así que lo mire y seguidamente a Acheron.

- Αχέροντα? (Acheron en griego) – Cuando vi la cara del Cazador más antiguo de todos los tiempos no entendí nada, para entonces note como el dolor se volvió un pitido sordo en mi cabeza y mire alrededor, el cachas de la puerta y otro que salto la barra en la que estaba secando vasos se dirigían a por mi como osos que acaban de ver un panal de miel. Volví a mirar al cazador que miraba el adorno del pelo incrustado en su pecho con asombro y entonces apareció una imagen en mi mente que me partió en dos e hizo que saliera de ese local corriendo, esquivando al matón que pretendía atraparme para ensártame con dios sabe que...

Corrí y corrí desesperada...sin saber donde me llevaban los pies y una lágrima cayó por mi mejilla, me sorprendí por que desde mi conversión no había llorado, así que termine en un callejón oscuro, inclinada en cuclillas, abrazándome a mi misma esperando que ese dolor tan agudo desapareciera, que ese miedo desconocido dejara de desgarrarme las entrañas.

Más Información En...

0 comentarios