-Historias Dark Hunter- Capitulo 41 Por Artemisa

lunes, julio 18, 2011

Artemisa se presentó en el Santuario como cualquier otra Hunter, cosa que ya no era, se sentia diferente, era algo diferente lo que notaba en su interior, como si todo su ser hubiese cambiado.
Algo habia pasado en el local, Dev no estaba en la puerta como de costumbre y dentro del local, todo el mundo estaba como loco de un lado a otro hablando a gritos. Nada mas traspasar la puerta algunos de los prentes volvieron la cabeza para mirarla, sus compañeros le lanzaban miradas recelosas y llena de especulación.
-¡Bien!¡cojonudo! todo el mundo sabia lo que le habia pasado.

Pero no era por su cautiberio y las vejaciones a las que la habian sometido por lo que la miraban asi, era por lo que ya todos sabían, los rumores de que estaba desquiciada se propagaban como la polvora, mientras Artemisa ignorante de lo que los demás pensaban, intentaba lidiar con lo que le estaba sucediendo.

Entró y pasó completamente de todo el mundo hasta sentarse en uno de los altos taburetes de la barra, cruzó las piernas cosa que hizo remangarse su cortisima falda de vinilo roja hasta dejar al desnudo buena parte del muslo, sin mirar atras, sentada de frente en dirección a una barra vacía dijo en voz alta.
-¿Alguien va a ponerme un vodka o voy a tener que servirmelo yo misma?
Las voces bajaron de intensidad hasta escucharse solo murmullos a su alrededor cuando Vane, un lobo katagario que trabajaba en el Santuario entró en la barra. Vane era un tipo bastante guapo, tenia un cuerpo fibroso que se maracaba a la perfección con la ajustadisma camiseta negra de manga corta que llevaba, sus ojos verdes se clavaron en ella con una mirada mas que mosqueada.
-Cazadora, ¿es que no te das cuenta que tienes detras de ti a un monton de peña cabreada?, acaba de liarse aqui una movida de cojones, tus compañeros estan un poco descolocados porque ha venido una hunter que ninguno conocía y al rato ha entrado Kirian que...
-Lobo, ¿te he pedido que me cuentes tu vida? ¿no, verdad? pues mueve el culo y ponme un vodka que para eso esto es un bar. ¡digo yo!
-Joder, que super simpatica eres!!! ¿Quieres venir a cener conmigo? tienes que ser una compañía cojonuda.
-Paso, no me gusta que me llenen la comida de pelos.
Vane se contubo para no saltar la barra y arrancarle esa bonita cabeza que tenia sobre los hombros, la miraba echando chispas por los ojos.
-Mira Vane, si quieres seguir mirandome te doy una foto, la miras todo lo que quieras y hasta te masturbas con ella si quieres, pero ahora haz el favor de ponerme el vodka de una pu-ta vez.

Justo cuando Vane tensaba suis musculos dispuesto a abalanzarse sobre ella, algo tras Artemisa lo hizo contenerse. Artie no necesitaba darse la vuelta para saber quien era, Aquerón estaba de pie en toda su espectacular altura advirtiendo con la mirada a Vane que se esfumara a ponerle la copa.

Vane se dió la vuelta al punto, Ash estaba intimidando a la peña como de custumbre pero a ella ya no la intimidaría mas. Algo la distrajo de sus pensamientos, algo enfundado en unos estrechisimos pantalones vaqueros, hummm el lobo tenia un buen culo, si señor. Con la cabeza ladeada lo observaba moverse por la barra mientras le preparaba la copa.

-¿Te lo vas a comer Artie? Tengo que advertirte que este también muerde- Aquerón hablaba muy bajito, con los dientes apretados y pegado a su oido. ¿Que era eso que notaba en su voz? hummm. ¿celos? no podía ser, el no quería a nadie y mucho menos a ella.
-A lo que yo le hinque el diente Aquerón, a ti no te importa- dijo esto girando el taburete y quedando frente a el, ofreciendole una visión de primera plana de su escote y sus larguisimas piernas- ¿o sí?

***

Sí que le importaba, como no iba a importarle, pero no podria decirde, hacerlo sería cabrearla mas porque pensaría que era un cínico. Ella creia que preferia verla muerta, si le decía que odiaba la sola idea de imaginarsela con otro la cabrearía y en el estado en el que se encontraba era lo ultimo que necesitaba. Pero no podía posponer mas el momento, tenía que contarle toda la verdad, tenía que explicarle que era lo que le estaba sucediendo pero ¿como?.
-Tenemos que hablar Artie.
-Vale, pero depende de lo que me quieras decir.
-Hay algo muy importante que debes saber
-Si es lo que está sucediendo ya lo se, no me preguntes como pero se perfectamente todo lo que etá ocurriendo con mis compañeras, si por el contrario vas a soltame uno de tus sermones de oraculo para darme la brasa ahorratelo no lo necesito y a ti tampoco.-Se volvió, apuró la copa de un trago y bajo del taburete saliendo a la calle sin mirarlo siquiera.

Caminaba sola por las calles con la sensación abrumadora que le era tan conocida, necesitaba sangre pero sobre todo se había sentido casi enloquecer al darse cuenta teniendo a Ash tan cerca que su sangre era la que mas le gustaría saborear, casi notaba en la garganta el delicioso aroma que desprendía.

***

-!!!Aquerón¡¡¡
Lo que me faltaba, lidiar con la diosa... y cabreada- ¿Que quieres Artie?
-Ven ahora mismo
-Artemisa, no soy un perro, no puedes pretender que esté a tus pies cada vez que me llamas
-O vienes o me aparezco en ese antro y me veré obligada a matar a todos los hunters por estar en presencia de un dios
Siempre sabía la manera de hacerlo ceder a las cosas que le pedía, salió a la calle despidiendose de los presentes y desapareció, apareciendo en el templo de la diosa.
-¡Mátala!
-Sabes que no voy a hacerlo.
-Deberias haberlo hecho hace siglos, no voy a consentir que esa pu-ta siga viviendo, ¿crees que soy idiota Aquerón? que no se lo que está pasando entre vosotros, eres un cerdo infiel- Artemisa se abalanzó sobre Aquerón pero este la sujetó por las muñacas antes de que pudiera ponerle una mano encima.
-Si creo que eres idiota Artie, estás pagando todos tus errores. Ayudaste a su madre a traerla al mundo, te la custodiaron para que fuese una de tus korai y la regalaste a los humanos, murió y fuiste tan descuidada de concederle su venganza y ponerla a tu cargo sin darte cuenta de quien era y ahora que se está revelando su verdadera naturaleza quieres matarla, no te lo voy a permitir, bastante a sufrido por tu culpa.

-Deberia haberlo hecho el dia que nació, eso me pasa por ser buena con los demás.
Buena Artemisa, dudaba que alguna vez hubiese sido buena. La diosa continuó desproticando
-Me ponía demasiado nerviosa hasta siendo tan pequeña como era y se la dí a mis fieles, ellos necesitaban tener un hijo, yo les hice ese gran regalo.
-Si de verdad lo hiciste tan generosamente ¿por que los obligaste a ponerle tu nombre?. Solo lo hiciste para aumentar tu poder, tu divinidad depende de tus adoradores.
-Sea como sea tu nunca deberias haber intervenido, si no advertí nada raro en ella fué porque tu enmascaraste sus poderes.
-No fuí yo quien hizo eso y lo sabes, nunca hice nada que interfiera en lo que ahora se está desarrollando. Esto estaba escrito que tenía que pasar.
-No es cierto Aquerón, te las follado, y con eso has sentenciado su muerte.

Artemisa estaba hecha una furia, sus ojos tenian un brillo rojizo, sabia que no pararia hasta matar a la cazadora, por eso debia decirle cuanto antes quien era en realidad, enseñarla a controlar su naturaleza, antes que Artemisa le haga daño, pero sobre todo antes de que ella misma acabe destruyendose.

Más Información En...

0 comentarios