-Historias Dark Hunter- Capitulo 51 Por Artemisa

viernes, julio 29, 2011

Artemisa andaba por las calles de Nueva Orleans intentando ordenar la espiral de pensamientos y sensaciones que se agolpaban en su mente. Cada vez se encontraba peor, hasta el punto de sentirse debil y con ganas de vomitar pero al mismo tiempo mas poderosa que cualquier otro ser que habitara este mundo.

Ajena a todo lo que la rodeaba caminaba sin rumbo hasta que se topó con una enorme figura que estaba parada en medio de esa calle oscura, cuando levantó la mirada lo que vió la enfureció, era Stryker, el ca-bron que la habia secuestrado. Sin mediar palabra alguna le propinó tal bofetón que hizo caer un hilo de sangre por la comisura del labio del lider de los daimons. Con una risa torcida Stryker se limpió la sangre justo cuando Artemisa se lanzaba a por el, pero en un movimiento que no fué perceptible ni a sus desarrollados sentido, Stryker la agarro por las muñecas y la aprisionó contra la pared.

-Tranquila fiera, vengo a proponerte algo atractivo- Hablaba despació, mirandola como si pretendiera comersela, no dejó un solo centrimetro de su cuerpo libre del escrutinio.
-Yo no tengo nada que hacer contigo, hijo de pu-ta, a no ser que sea cortarte la cabeza.
-¿A cuantos tienes en tu lista?, lo pregunto por si voy antes o después de Aquerón- Artemisa estaba atónita ¿como sabía el daimon de sus intenciones con el Atlante'- Sí cazadora, se que odias a Aquerón, pero no mas de lo que lo hago yo, eso te lo aseguro, por eso, si dejamos aparte nuestras rencillas podriamos llegar a ser grandes aliados y derrotar al heraldo.

Una furia ciega recorrió por completo a la cazadora cuando escucho a ese miserable decir que quería acabar con Ash, ¿acaso no eran tambien sus intenciones?, o estaba volviendose loca o tenía un transtorno de personalidad porque hace unos minutos quería matar a Aquerón y ahora solo deseaba defenderlo con uñas y dientes. Una poderosa sensación se apodertó de su cerpo y mientras levantaba la cabeza mirando fijamente a Stryker a los ojos vió como el semblante de el cambiaba por completo dejandolo como poseido por su mirada.

Stryker se sentía vencedor, teniendo de su lado a esta Hunter, capaz de doblegar la cordura de Aquerón podria acabar co el de una vez por todas, quisiera o no, esta zo-rra lucharía de su lado. Notaba su nerviosismo, su confusión, hasta que de repente todo cxambió nada mas pronunciar los planes que quería llevar a cabo, los ojos de la cazadora se volvieron rojos como llamas del infierno y una furia sobrenatural envolvió su mente, hasta que se dió cuanta que pese a lo que su raciocinio pudiera determinar, estaba a su total disposición.

Artemisa empezó a bajar los brazos y Stryker poco a poco soltó su fuerte agarre, estaba mirandola embobado, no hablaba ni se movia. En ese momento se sentía poderosa, se sentía capaz de manejarlo como a un títere, y sin saber ¿como? sabía que podía hacerlo.
-¿Quieres que haga todo lo que tu quieras verdad Stryker?- Artemisa empezó a andar a su alrrededor como el gato que obseva a un ratoncillo indefenso.
-Sí, eso es lo que quiero- Contestó Stryker, siguiendola con la mirada.
-Y sii yo no quiero y si lo que quiero es que tú seas el que responda ante mi ¿lo harias?.
-Sí, lo haría.-Una sonrrisa torcida se dibujó en el rostro de la cazadora cuando se ió cuenta de lo que era capaz y justo cuando estaba a punto de empezar a jugar sus fichas, un resplandor cegador apareció en el callejón. Antes de poder enfocar la mirada una bonita voz femenina aunque un poco gritona le dijo.
-Suelta al imbecil de mi sobrino y si tan poderosa te crees enfréntate a una diosa.

Striker desapareció de su campo de visión, parecía haberse esfumado como por arte de magia y fué sustituido por la presencia de una mujer despampanante que hacía siglos que no veia, justo desde la noche que murió, Artemisa.
La diosa estaba frente a ella, vestida con un peplo blanco y con la furia pintada en su rostro.
-Vas a morir cazadora.
-Lamento comunicarle ¡oh, divina Artemisa! que ya estoy muerta, deberias de saberlo, fuiste tu la que me encontró cucrificada cuando reclamé a gritos mi venganza.- No se dejaría intimidar por esa zo-rra, aunque a decir verdad estaba un poco acojonada, se sentia capaz de desmembrarla y los dioses sabian lo que disfrutaría del momento, pero a la vez se sentía aplastada por el intenso poder que rodeaba a la diosa.

-Pues ahora soy yo la que se tomará la libertad de librar su propia venganza, has tocado algo que es mío y vas a pagar por ello.- Vió a la muy infeliz reirse a carcajadas cuando debería de estar temblando por su amenaza, esda no era una hunter, era una chiflada.
-¿Que pasa Artemisa, estas celosa?, mira por donde no solo he encontrado el punto debil de Aquerón y Stryker, también he encontrado el tuyo.
-No sabes nada sobre Aquerón, estupida. Ni estarás nunca a su altura, el es un dios y tu una cucaracha a la que voy a aplastar.
-Y por que no lo haces de una vez y te dejas ya de tonterias vejestorio, me estas aburriendo.

Aquerón veia la escena sin saber muy bien que hacer, Artemisa podría acabar con Artie en un suspiro pero la cazadora no era una simple inmortal y no sabía hasta donde alcanzaba su poder. Fuera como fuese debia intervenir en esa pelea de gatas. ¡joder! por si una Artemisa cabreda no fuese suficiente, tenía que lidiar con dos.

-Ya está bien Artie- Cuando pronunció la frase se dió cuenta de su estupidez porque las dos volvieron la cabeza hacia el al momento, ¡logico, se llamaban igual! dirijiendose a la diosa volvió a hablar.
-Te dije que no te dejaría matarla, asi que mejor que vuelvas al olimpo.
-¿Te poner de parte de tu mascota Aquerón?, claro, crees que ella te quiere mas que yo, quiza sea porque aun no sabe, lo que en realidad eres- Un brillo malebolo se reflejaba en los ojos de la diosa, y justo cuando estaba dispuesta a abrir la boca para decir algo que lo condenaría para siempre a los ojos de Artie y los demás hunters, izó desaparecer a la diosa con un movimiento de su mano.

-No necesito que vengas a resatarme, ¿sabes? estaba a punto de patearle el culo a esa perra, y por cierto... ¿A que se refería sobre tu pasado?
-Olvidalo Artie y te recomiendo que nunca mas te enfrentes a un dios cabreado.
-Vas a contarmelo Aquerón- Artemisa miraba fijamente al Atlante tratando de llevar a cabo lo mismo que había dejado a Stryker como un pelele sin voluntad.
-Conmigo no funciona, y ahora deja que hable contigo por favor, tengo que contarte muchas cosas. Lo mas importante, qué y quién eres.

Más Información En...

0 comentarios