Primer Capitulo de "Alterant" traducido al Español (Parte I)

lunes, abril 30, 2012

Os dejo el primer fragmento del capitulo uno de Alterant, segundo titulo de la saga Belador, co-escrita por Sherrilyn Kenyon y Dianna Love. Disfrutadlo !!!

¿Qué hace una chica para llegar a pasar la eternidad en la cárcel?

Evalle Kincaid prefiere luchar contra una jauría de demonios sola, que enfrentarse al Tribunal de la medianoche.

Setenta y dos minutos a partir de ahora.

Ella puede caminar libre esta noche... si el Tribunal tuvo en cuenta que ella había pasado las últimas cuarenta y ocho horas protegiendo a los seres humanos de un señor de la guerra de ochocientos años de edad, en lugar de defenderse a ella misma.

Como si fuera culpa de ella el que hubiera nacido un Belador mestizo? Un Alterant. El único que no está muerto o enjaulado. Los demás habían matado seres humanos. Tomando el juramento Belador a los dieciocho años, se había mantenido libre de la persecución... hasta ahora.

No tuvo tiempo para vestirse. Tuvo que aparecer en sujetador y bragas.

Ella sacó su camisa de algodón favorita, una pieza de época, de su cajonera antigua. Al entrar en pantalones vaqueros y botas, se puso un par de tuercas en su bolsillo y se congeló.

Su apartamento estaba muy silencioso.

Un poco de ruido llegó de dos niveles por debajo del centro de Atlanta, eso no es nada si vives en una especie de búnker de hormigón.

Pero esa quietud era demasiado tranquila.

Se dirigió a investigar y cuando llegó al pasillo, un ruido de viento áspero rugió en la cocina.

Sonaba como... un soplete gigante.

La gracia sea con Macha, no!

Ella echó a correr y algo la hizo girar a través de la puerta de la cocina, otra explosión sacudió el aire.

"Feenix!"

Una gárgola de unos setenta centímetros de altura estaba frente a la estufa de tiro libre con el fuego saliendo de su hocico. Era su mascota. Dejó de tirar llamaradas y mirándola con sus grandes ojos redondos soltó un astuto "¿Quién yo?" con una mirada inocente. "¿Vosotros?"

Si ella se hubiera echado a reir en aquel momento, él no hubiera entendido nunca que no debe soltar llamaradas en el apartamento. Pero ella mantuvo su voz tranquila y curiosa y le preguntó "¿Qué estás haciendo?"

Eso debió haber sido la pregunta correcta. Él se volvió hacia ella y empezó a bailar de lado a lado con sus cuatro pequeños pies grasientos. "Thurrr-prithe! Piizzaa. Piizzaa." Cantaba. Él aplaudió con sus manos regordetas y sus garras y se rió.

Ella dio un paso hacia la cocina y se inclinó para ver como una de sus pizzas de pepperoni congelada, ahora carbonizada, estaba allí tirada a un lado.

Él había cocinado por ella…

Su corazón se subió a la garganta. ¿Cómo iba a vivir sin él si fue ella quien se lo llevo a casa? Él era la razón por la que su corazón cantaba todas las mañanas cuando ella abría los ojos. Ella iba a encontrarlo tumbado sobre la cama junto a ella con su mascota de cocodrilo bajo el brazo y una sonrisa con los dientes separados en su rostro.

Cerró el horno y le sonrió. "Es perfecto. Gracias por cocinar mi cena. "

Feenix batió sus alas, volando hasta el nivel de sus ojos. Dos colmillos pequeños que sobresalían de su labio inferior. Ella abrió los brazos y él flotaba en ellos, metiendo sus alas, que eran suaves como la piel de murciélago.

Pero fue la manera dulce en la que él le dijo “Mía” la que amenazaba con doblar sus rodillas.

Ella no podía permitirse lo difícil que iba a ser para él salir de noche o de tirar al traste todo el tiempo que ella se había ido. El miedo a perder su poder le hacían retroceder la mirada hacia el pequeño animal que escupía fuego. No tenía valor para decírselo ni siquiera la primera vez que lo llevó a casa. Si ella no hubiera regresado esa misma noche, y él se hubiera escapado, alguien lo hubiera matado con total seguridad.

De ninguna manera podía volver a encerrarlo en ningún lugar.

No iba a hacer con él lo que otros querían hacer con ella.

Nada le iba a impedir volver con Feenix ... a excepción de dos de las tres deidades del Tribunal que rigen en su contra. Aún así, ella no se iba a marchar sin luchar. No le importaba si la podían hacer picadillo en cualquier lugar.

Esto sólo le dejaba una opción en sus posibilidades de convencer al Tribunal que no se transformaría, involuntariamente o no, en su forma de bestia Alterant y matar a los seres humanos.

Vegas se reiría de sus probabilidades de ganar.

Ella tragó la saliva que amenaza con asfixiarla.

Feenix se echó hacia atrás. "Piizzaa?"

"Por supuesto, cariño." Ella lo abrazó, respirando su olor de cuero caliente, y luego lo sentó en la isla de la cocina.

La mitad de la pizza sin calcinar sabía mejor de lo que parecía. Y ella habría hecho los mismos comentarios ooh ahh, incluso aunque hubiera sido una empanadilla de barro.

"Ñam!." Él abrió su boca.

Ella le tiró las dos tuercas de la rueda que aún llevaba en su bolsillo.

Él cogió los snacks de acero con la lengua y masticó como si fueran caramelos M & M de maní.

Ella miró su reloj. El tiempo tenía un resentimiento contra ella.

Retrasar lo inevitable no era el camino más fácil. Y llegar tarde a una reunión del Tribunal se considera un insulto, una garantía de pulgar hacia abajo. Se lavó las manos. "Tengo que salir un rato, por lo que no cocines nada mientras estoy fuera, ¿de acuerdo?"

"Ziii." Él la observaba desde su lugar de descanso en la isla de la cocina, con los ojos radiantes de felicidad pura.

"Eres el mejor." Le tocó la nariz ancha con el dedo, sonrió y se dirigió a su dormitorio.

El sonido de las alas de Feenix batió detrás de ella.

Diez pies de altura le permitieron volar sobre su cabeza por el pasillo y llegar a la habitación antes que ella. Cuando ella entró en la habitación, él estaba encaramado en el centro de su cama.

Feenix dijo: "¿Volverás?"

La pregunta del millón de dólares, cada vez que ella se marchaba. "Tan pronto como me sea posible." Respondió ella.

"¿Cuánto ez pronto? ¿Uno, doz, zinco, ziete, ozzo? "

¿Se refería a minutos u horas? Él sólo había aprendido a contar hasta ocho. El tiempo era un concepto totalmente distinto. Estaba pensando más en términos de años, pero en lugar de estirar la verdad más allá, ella cambió el tema. "¿Hasta cuanto sabes contar?"

"Bastante".

"Cuenta para mí."

Dobló las piernas y se inclinó para contar con cada uno de sus dedos alrededor de su barriga. "Uno, doz..."

Ella cogió el cuchillo de la mesita de noche y se lo metió dentro de su bota. Ella no podía caminar por las calles sin armas.

Cuando Feenix dejó de contar en el ocho, porque él sólo tenía ocho dedos, ella le dijo: "Pensé que habíamos trabajado hasta el nueve y el diez esta semana."

"¿Qué ez… nueve y diez?" Mirando hacia ella, con grandes ojos anaranjados llenos de curiosidad.

"Te lo diré por el camino hacia la puerta." Ella se dirigió hacia la puerta de su salón que la conduciría hasta los túneles de salida.

Feenix necesitaba algo más para contar aparte de los dedos de los pies. Ella le dijo: "Tus cuernos son nueve y diez."

´´El lanzó gruñidos ininteligibles acompañados de ruidos felices como si golpeara el pasillo con sus talones.

Cuando ella llegó a la puerta se dio la vuelta. "¿Te vas a practicar?"

Sus ojos se redondearon al darse cuenta de que tenía nueva información para contar. "Ziii, maldita zea."

"No maldigas." Ella culpaba a Quinn, uno de sus dos mejores amigos, por decir aquella expresión delante de Feenix, pero la culpa era de ella.

"Lo ziento." Sonrió, con la lengua sobresaliendo por un lado de la boca.

"Eso está bien. Sé que fue un accidente. Prométeme que serás bueno y practicarás contando mientras yo esté fuera y yo por mi parte te prometo que te conseguiré un tapacubos”.

Él tenía la frente arrugada, escamosa por la confusión.

Ella explicó: "Un tapacubos es como una pizza de plata."

Él se paseaba revoloteando a su alrededor emitiendo sonidos alegres. Ella se aseguraría que Tzader, su otra persona de confianza en éste mundo, le llevara a Feenix un tapacubos si ella no regresaba.

Ella podría llevarselo, si el Tribunal la cortaba a ella con las mismas tijeras que al resto de la gente, es decir, si la juzgaban igual que a los otros.

¿Era eso mucho pedir?

Sólo por una vez le gustaría ser juzgada por su propio mérito y no por su sangre contaminada.

Ella se tenía que ir ahora o nunca lo haría. Se agachó y le dio a Feenix un abrazo y le dijo: "¿Dónde está tu cocodrilo?"

Él miró a su alrededor y vio su juguete de peluche favorito, luego voló hacia su pelotita. Después de acomodarlos en su camita acolchada, abrazó a su cocodrilo de peluche.

Esa sería la foto que se llevaría a su tumba.

"Adiós, cariño." Cerró la puerta rápidamente, corrió por los pasillos y se dirigió a su garaje. No tiene sentido coger la moto, una GSX-R, esta noche. Tenía casi una hora para hacer el camino de veinte minutos hasta Woodruff Park, donde se tele transportaría hasta la reunión.

Odiaba tele transportarse casi tanto como le disgustaba Sen, el enlace que la acompañaba al Tribunal, pero que era la vida en su mundo.

Caminando a través del garaje, utilizó su energía cinética para acceder al ascensor que la llevó hasta el nivel de la calle. Salió y escaneó el campo de visión con unas gafas de sol especiales que protegían sus ojos, contaba con vista ultra-sensible incluso de noche. Era lo mismo que utilizar unas gafas de visión nocturna. Ella había nacido con la visión en tonos de azul-gris. Su extraño ADN la había condenado a una reacción mortal a la luz solar.

El Sol no era un problema tan cerca de la medianoche, pero las criaturas sobrenaturales podrían esconderse en la oscura selva de acero y hormigón que tendría que recorrer de aquí a la calle Marietta. Quinn era el propietario de su edificio y no quería cobrarle el alquiler, pero ella insistió. Ella iba a vivir la vida con sus propios medios.

Independencia significa algo diferente para todos.

A menos que alguien hubiera vivido atrapado en un sótano los primeros dieciocho años en este mundo, ella dudaba de que pudiera entender lo que la independencia significaba para ella.

Hizo una pausa. ¿Había sentido como la energía rozaba el aire?

¿O no era más que su nerviosismo?

Nada se movía esa noche del jueves, excepto las malas hierbas que se marchitan con el calor de agosto. Concretamente el Patchwork y la grava se extendían delante de ella. Ella corre por debajo de la cubierta del aparcamiento que daba a la calle de la cadena CNN. Los turistas rara vez deambulaban por ese lugar, donde una valla de tres metros de alto con alambre espinado en su parte superior, protegía los coches frente al vandalismo.

El lugar ideal para acechar a las presas…

Tráelo. Tengo tiempo para lavar la sangre de mis botas.

Estaba decidida a morir haciendo algo bien hecho,enfrentándose a la causa de haber nacido mitad Belador, mitad bestia.

Ella movía la mirada desconfiada de lado a lado y se mantenía en movimiento hacia el área de penumbra, pero ni siquiera una cucaracha se arrastraba con este tiempo caluroso. El sudor resbalaba por su mejilla. Los cabellos sueltos que se escapaban de su cola de caballo, se aferraban a su cuello.

Echaría de menos Atlanta si ella no regresaba, sobre todo salir a conducir su motocicleta durante el invierno.

¿El Tribunal enviará a algún lugar cálido?, o ...

El aire húmedo rozando sus brazos cambió por un cosquilleo en su conciencia. Sus tacones golpearon suavemente sobre el pavimento lleno de baches. Ningún otro sonido llenaba el silencio.

Ella abrió sus sentidos empáticos... y amplificó.

Otra presencia se acercaba a ella.

¿Humanos? No lo creía.

Si alguien o algo quería enzarzarse con ella en ese momento, mejor que tuviera ganas de morir. Tzader y Quinn estarían esperando en el parque para despedirla, y ella quería verlos.

Una voz masculina muy cercana, dijo: "Sois difícil de encontrar, señorita Kincaid."

Definitivamente no era un humano.


Fuente: Oficial Dianna Love
Traduccion: Manuel Zamora León
Gracias a vanessa, usuaria de Foro Dark Hunter España

Más Información En...

2 comentarios

  1. Yo no hablo español, pero quiero dar las gracias por haber compartido ALTERANT. He publicado en mi FB Eres tan bonito!!!

    ResponderEliminar
  2. DIANNA 8-) thank you very much for writing here and giving us so much affection. I like you and your stories. We continue to share your work :O

    ResponderEliminar