Extracto de Deadmen Walking, el primer libro de Deadman's Cross

martes, abril 05, 2016


-He oído que está tan mal que se azota en su propio culo tres veces a la semana.

Con los ojos como platos, Cameron Jack se echó a reír ante el comentario inesperado que oyó por encima de las voces estridentes taberna. Hasta que vio hacia quien iba dirigida. Eso la puso seria de repente.

Santa Madre de Dios . . .

No hubo forma de pasar por alto a un humano gigante cuando entró en la habitación llena de gente como la encarnación viva de algún antiguo héroe.

No, un héroe no.

Un dios pagano.

Medía casi dos metros, mucho más alto que todos los demás en la habitación. Con un golpe rápido de su enorme mano, se quitó el sombrero de tres picos negro y lo puso bajo el brazo, dejando al descubierto una espesa mata de pelo suelto y ondulado que brillaba a la luz de una vela. Tenía rasgos duros que parecían esculpido en piedra -en proporciones perfectas masculinas.

Nunca en su vida había contemplado nada igual en forma, fuerza o gracia, pero no fue sólo la inesperada visita. Poseía que presencia natural de liderazgo que ni un rey o comandante podían alcanzar. Un aire de refinamiento noble, que destacaba sobre un aura de intolerancia sedienta de sangre, fría indiferencia y aburrimiento total.


Un estudio más letal, seductor y enigmático de contradicciones en guerra.

En una cueva supurante de la desigualdad inhóspita y el mal, este hombre reinaría como su emperador supremo. Y mientras sus dos compañeros estaban vestidos con brocados de colores brillantes -al igual que los otros ocupantes de la habitación- él llevaba un abrigo negro de lana sombría, y pantalones con botones de latón y un chaleco marrón oscuro. Incluso su camisa de algodón y pañuelo para el cuello eran tan negro como su pelo y sus botas. El único color en su cuerpo era la empuñadura de color rojo sangre del machete al estilo bárbaro. Llevaba un anillo con un rubí en su dedo meñique, que resaltaba ante la intermitente luz.

Pero por su arrogancia letal, la conducta mortal, y la mano firme que se quedó plantada en la empuñadura de la espada, podía pasar fácilmente por un hombre respetable. Hasta que te encontrabas con esa mirada fría, oscura, inteligente, que vería todo a su alrededor, hasta los detalles más microscópicos.

Ella literalmente lo podía sentir como medía los puntos fuertes de cada uno en la taberna y cada una de sus debilidades de carácter y físicas. . .

Así como el tamaño de su ataúd.

Mientras tanto, sus compañeros se parecían mucho más al típico pirata o  corsario a sueldo que uno esperaría encontrar en un lugar tan sórdido. El hombre a su derecha tenía una larga melena de pelo castaño, que llevaba recogida en una coleta impecable, la barba bien recortada y tenía unos ojos tan azules que brillaban en la penumbra. El hombre tenía un anillo en cada dedo -sin duda, del saqueo de algún barco incauto que había abordado.

Mientras que muchos piratas del Caribe tenían tendencia a perforarse las orejas, éste había elegido para colocar un pequeño aro de oro en la ceja izquierda, justo en el arco. Su abrigo de color burdeos y negro llegaba ampliamente hasta la cintura, a la última. Y mientras el capitán seductor y peligroso eligió un pañuelo negro liso, la corbata de este pirata era de seda blanca con capas de encaje.

El tercer hombre que iba con ellos estaba vestido con un abrigo de seda azul brillante que cubría un chaleco de oro extremadamente adornado. Uno una seda tan fina que brillaba a la luz como el agua. Llevaba una pequeña peluca blanca que ocultaba su color de pelo, pero a juzgar por su tono de piel, las cejas oscuras, y la barba descuidada que cubría las mejillas bien esculpidas y línea de la mandíbula, su pelo era tan oscuro como el de su capitán. Sin embargo, donde el capitán tenía un par de ojos negros de carbón, los suyos eran de un profundo de azul avellana.

Algo que se confirmó cuando los tres pasaron por delante de ella sin ni siquiera una mirada en su dirección mientras se dirigían a la parte trasera de la taberna hacia una mesa vacía. El gran guardia corpulento que había estado sirviendo inclinó la cabeza, y luego fue a buscar a sus bebidas.

Algo con lo que volvió con una rapidez, que, sin duda, estableció un récord de velocidad para la posada. Y dijo mucho sobre su temor a enojar a los tres recién llegados.

Por primera vez, el valor de Cameron falló mientras observaba a los hombres tomar asiento y comienzar una conversación en susurros .

¿Qué haces, Cam?

Para eso había ido -para hablar con el capitán Devyl Bane.

Tal vez no sea él.

Ella lo sabía a ciencia cierta. Era justo como le habían dicho. Más oscuro que el pecado y más peligroso que bailar con esclava favorita del diablo. No había nadie más que podría ser. La bruja le había dicho que buscara un capitán que le quitara el aliento y no había ninguna duda que él era la pesadilla incluso del mismo diablo.

Eso definitivamente describía al hombre que estaba en medio de los otros dos.

-Saludos, gobernador. Estabas esperando compañía, ¿verdad?

Cameron hizo una mueca como una prostituta atractiva se sentó en su regazo. Debido a que Cameron estaba vestida como un hombre y quería hacerse pasar por uno, la prostituta no tenía idea de que estaba perdiendo el tiempo.

Chirriando los dientes, Cameron cogió la mano de la mujer antes de que se desviara hacia una parte de su cuerpo que escandalizaría a ambas. Cameron negó con la cabeza bruscamente.

-¿Qué? ¿Eres mudo? –dijo mientras intentaba tocarle la cara de Cameron.

Cameron le agarró de la muñeca y se recordó a sí misma agravar su voz y bajarla una octava. "No estoy interesado, amor. No eres mi tipo. –miró de forma significativa hacia los tres hombres.

La prostituta se rió.

-Ah. . . No puedo decir que te culpo. Son tan guapos que no puedo dejar de anhelar un bocado de esos traseros -con una sonrisa encantadora, suspiró-. Buena suerte, amigo. Por lo que he oído decir, sin embargo, no tienes oportunidad con ninguno de ellos.

Y con eso, se bajó el regazo de Cameron en busca de otro cliente, lo más probable.

Tomando una profunda respiración, Cameron debatió la cordura de llevar a cabo esa misión. Era obvio que los tres hombres tenían ningún deseo de que les molestaran.

De hecho, parecían estar discutiendo.

Acaloradamente.

Con miedo y temblor, se obligó a ponerse en pie y cruzó la habitación, a pesar de lo que quería hacer era correr hacia la puerta. Pero Cameron Jack no era una cobarde.

No a menudo, al menos.

Sus piernas temblaban mientras empezaba a sudar por la frente y el labio superior.

En el momento en que se acercó a ellos, se quedó en silencio y los tres pares de ojos la perforaron con una mirada malévola que estaba segura había vuelto seres inferiores en piedra. O por lo menos, hicieron que se le cayeran los pantalones al suelo.

El capitán Bane tomó un trago de su cerveza antes de hablar con una voz tan profunda que sonó como un trueno sobre una cala oscura y tormentosa.

-¿Puedo ayudarte?

Ella dio un paso hacia delante.

El hombre de pelo castaño cogió la espada y apuntó hacia su garganta.

-Ya estás lo suficientemente cerca. Habla.

Se aclaró la garganta y se encontró con la mirada del capitán llanamente.

-¿Me dijeron que eres el capitán Bane?

Sin confirmarlo el que ella estaba segura que era Bane que rozó el pulgar sobre el labio inferior.

-¿Por qué buscas al bueno del capitán?"

-Me dijeron que él. . . o tú, más bien, formas parte de las tareas de salvamento para la flota que se hundió.

Su compañero se levantó y, con su espada, la obligó a dar un paso atrás.

-No sabemos nada de lo que estás halando.

Demasiado tarde, se dio cuenta de que probablemente la confundieron con algunos de cazadores de piratas del rey, cuya tarea  era perseguir a los asaltantes en los barcos hundidos y sus cargas.

-No es lo que estáis pensando. Mi hermano estaba en una de las naves.

Bane bajo la punta de la espada de su compañero hacia el suelo.

-¿Y?

-Me dijeron que se hundió con el barco- dijo aguantando las lágrimas-. Por favor. Tengo que saber la verdad.

El hombre con peluca habló con un grado de simpatía en su voz.

-Sólo se salvó una nave.

-Sí –susurró-, The Griffon. El no iba en esa. Su barco era el San Miguel. Él era el capitán. . . Patrick Jack.

La mirada de Bane se suavizó.

-Lo siento. El capitán no pudo salir.

Cuando empezaron a ignorarla, Cameron dio un paso adelante de nuevo.

-Si lo que dices es cierto, entonces explícame esto.

Ella le lanzó un objeto del rescate que le habían entregado a la puerta junto con una nota de su hermano.

Se deslizó por la mesa para ir a parar al lado de la vela que estaba delante de Bane.

Él y sus compañeros se congelaron por un minuto completo, mientras ella contenía la respiración, esperando.

Era una baratija sin valor que no tenía sentido alguno. Una extraña especie de talismán diseñado con la forma de una copa, adornada con un par de alas que se levanta sobre el borde y unas cintas que caían de la parte inferior de la misma. Si bien era bonita, no tenía ni idea de por qué su hermano se la habría enviado.

El capitán frunció ante el talismán del collar, pero no hizo ningún movimiento para tocarlo.

-¿Se supone que tiene que significar algo para mí?

Ella se encogió de hombros.

-Ni idea-. Poco a poco, se acercó a la mesa y le tendió la nota en la que se había envuelto y sellado el objeto-. Esto fue lo que usó para guardarlo y enviármelo.

Bane tomó el pergamino arrugado de la mano y lo leyó. La carta era simple y desgarradora. Una que se había aprendido de memoria.

“Cam,
Perdóname por dejarte como he hecho. Sabes que me lealtad está contigo. Siempre. No escuchar a nadie. Mantén tus ojos en el horizonte y esto en tu pecho. No le digas a nadie que lo tienes. No confíes en nadie.
Siempre suyo,
P. J.”

Con un semblante rudo, Bane se la devolvió. Una vez más sin tocar la carta ni el collar.

-¿Y esto es lo primero que haces con ello? -se burló.

Él tenía razón. Ella había hecho exactamente lo que su hermano le había dicho que no hiciera -entregárselo a alguien que no conocía.

-Es cierto, pero tengo que encontrar a mi hermano -le dio la vuelta a la carta y señaló a la parte superior de la misma-. Mira la fecha. Es meses después de que se hundieran y supuestamente se ahogara.

Una peculiar luz brilló en sus ojos. Una que los hacía parecer casi rojos a la luz de las velas. Sin duda, una ilusión óptica de algún tipo.

-¿Quién te dijo que vinieras aquí?

-Una bruja llamada Menyara. Dijo que serías capaz de ayudarme.

Él dejó escapar una maldición por lo bajo. Era tan gutural que hizo que el hombre de su izquierda se levantara de golpe y se alejara de él, como si temiera un ataque inminente de su capitán.

-¿Quién es Menyara? -preguntó el hombre.

Un tic apareció en la mandíbula de Bane.

-No hagas preguntas para las que no quieres respuesta, Will. Y reza a tu Dios que nunca conozcas a esa perra.

Con una mueca oscura y mortal, finalmente cogió a su baratija para examinarla más de cerca.

Con una expresión indescifrable, Bane la miró.

-¿Ella vió esto?

-No. Sólo la carta.

-¿Por qué me lo enseñas a mí, entonces?

-Yo . . . No estoy seguro.

Él le dio la vuelta a través de sus dedos varias veces mientras Will volvía lentamente a su asiento.

-¿En qué estás pensando, capitán? –preguntó el que llevaba la peluca.

-En todo tipo de locuras -hizo una pausa para encontrarse con la curiosa mirada del hombre-. Te haces cargo de ella, Bart. Llévala al barco.

-¿Perdón? -él frunció el ceño con ferocidad-. ¿Ella?

El capitán clavó su mirada en él.

-¿Estás más ciego que un muerto, hijo? Nuestro pequeño Jack Cameron es una muchacha del mismo modo que yo soy el hijo bastardo del diablo.

Sus dos compañeros miraron a Bane, después a ella.

Y ella contestó a sus miradas con la boca abierta sin parpadear o pestañear.

-¿Cómo lo sabes?

Nadie supo que era una mujer cada vez que se disfrazó como un chico. Era una estratagema que había estado utilizando desde que sus padres les habían dejado huérfanos cuando era una niña pequeña. Una estratagema en la que Patrick había insistido en mantenerla a salvo.

Bane se burló mientras tomaba su cerveza.

-Nunca intentes engañar al diablo, amor. Puedo ver a través de ti. Además, ningún hombre tiene un culo así. Si lo hiciera, me cambiaría de religión –bebió un trago y luego inclinó la cabeza a su compañero-. Llévala al barco.

Bart vaciló.

-¿Estás seguro?

-Sí. Que se instale en un camarote privado por ahora. Asegúrate de que los demás si no la dejan en paz, se enfrentarán a mí.

Bart le saludó.

-Sí, señor.

-¿Y Bart?

Este hizo una pausa para mirar hacia atrás con una ceja arqueada.

-Espero cuando llegue a la nave, la muchacha sea tan virgen después de tu compañía como lo es ahora mismo al dejar la mía.

Bart dejó escapar un gruñido irritado.

-Te odio, Bane. Sólo vives para chupar toda la alegría de mi muerte, ¿verdad?

Él resopló.

-Reza para que la alegría es la única cosa que quiera quitarte, amigo mío. El día que entretenimiento es cuando tendrás que vivir en absoluto terror.

-Tomo nota y mis testículos se han introducido de nuevo en mi cuerpo con el fin de no representar ninguna amenaza a la doncella en la ropa de chico.

-Buen hombre.

-Eunuco, dirás.

-Y así debe seguir siendo para no poner esa condición permanente.

-Sí, sí, capitán.

Devyl se echó hacia atrás para verles marchar, después miro a su primer oficial.

-¿Qué? –le espetó a Will.

-Como valoro mis testículos. . . no voy a decir ni una sola palabra, capitán. Solo estoy sentado, sirviéndome ron. –levantó la botella deliberadamente antes de echar un trago.

Devyl resopló.

-Espero que encuentres más valor para enfrentarte a la tarea que tenemos por delante.

-No tengo miedo. Ya he tenido la parte que me corresponde. Pero se te olvida que te he visto en una pelea. Y no soy tonto, ni estoy lo suficientemente borracho como para pensar que puedo contigo. Además, haces trampa y muerdes.

Esas palabras le sacaron una risa rara a Devyl. Fue una de las razones por las que había elegido Will como su primer oficial. A diferencia del resto de su tripulación, Will era imperturbable y más audaz de lo que debería ser. Mantuvo la compostura y la calma bajo hasta el más terrible de los acontecimientos. Y lo hizo con un mordaz sentido del sarcasmo y humor negro.

Más que eso, Will era tan valiente como había dicho: valor mitigado solamente por una buena capacidad de razonar y medir los méritos de la confrontación.

Sí, William Death era uno de los mejores hombres con lo Devyl había luchado. Habría sido un honor morir a su lado en lugar de la forma en que había sido destripado antes. . .

-¿Permiso para hablar con libertad, capitán?

Cruzando los brazos sobre el pecho, se echó hacia atrás para mirar de forma siniestra a Will.

-Si tienes las agallas para hacerlo. Continua. . .

-Sólo me preguntaba en lo que tienes en mente para traer a un humano a bordo de nuestro barco.

-¿Has visto lo que le ha enviado su hermano?

-¿Esa baratija sin sentido?

Devyl se burló.

-Y tú dices ser el hombre religioso y fiel de entre nosotros.

-¿Qué quieres decir?

-Esa baratija como dices, señor Death-

-Deeth –le corrigió Will  en voz baja. Siempre le molestó la forma en la que pronuncian su apellido con una e larga en comparación con la forma en que se escribía. Aunque nadie sabía por qué su antepasado lo había escogido para ser tan hostil, ya fuera con la ortografía o la pronunciación.

-Death - repitió Devyl incorrectamente ya que él era siempre un bastardo cascarrabias- es de la espada de San Miguel.

-¿Cúal?

Estiró la mano para darle la vuelta al medallón de plata que colgaba de una cuerda de cuero que Will había enrollado alrededor de su muñeca izquierda.

-Esa criatura alada que crees que protege y cuida de ti.

-No entiendo.

-Yo tampoco. Pero hasta que lo haga, pensé que era prudente poner a su bajo nuestro control antes de que algo infame la convierta en su cena.

-¿Y si ese algo infame resulta ser un miembro de nuestra tripulación?

Devyl permitió que sus ojos brillaran en su estado natural de color rojo.

-Tendrían un mal día, sin lugar a dudas . . . Mi estado de ánimo, sin embargo, se podría mejorar enormemente si actúan con de forma estúpida ya que resultaría en mi acto de represalia natural de extrema violencia.

Y hablando de. . .

Se le erizaron los pelos de la nuca cuando una bestia desagradable merodeaba de camino hacia la taberna.

Con el ceño fruncido, Will miró a su alrededor.

-¿Sientes eso?

-Sí. Ha llegado a la costa tal y como dije que haría.

Y se dirigió a la reunión más grande de las víctimas. . . también como Devyl había predicho.

Mientras tanto, los seres humanos en la taberna siguieron con sus cosas, ajenos al mal que venía hacia ellos.

Devyl se levantó, con la intención de mantenerlos en su ignorancia. Pero sólo llego a medio camino de la puerta antes de que se abriera y tres ‘plat-eyes’ entraran, con la forma de marineros normales.

Will se detuvo en seco detrás de él.

¿Los marineros de la flota caído?

Devyl asintió de forma sutil mientras debatía la mejor manera de tratar con ellos. Parte de ser un hellchaser era no dejar que nadie supiera que estaban aquí por los demonios.

Por desgracia, los ‘plat-eyes’ no tenían ningún código que respetar. Se sonrieron de forma maligna el uno al otro, y luego se lanzaron en un ataque visceral que acabó con los tres humanos más cercanos a ellos hechos trizas.

Se desató un caos total.

Devyl maldijo cuando la ola de seres humanos aterrorizados le empujó contra la pared debido a la histeria de haber sido atrapados por depredadores inhumanos. Con sus poderes, los ‘plat-eyes’ habían sellado la puerta para que nadie pudiera escapar.

Pensaban darse un festín esa noche.

Gimiendo y empujando a un hombre borracho que estaba tratando de llegar a una ventana, Will llegó a su lado.

-¿Qué hacemos? No puedo acercarme a ellos por culpa de la multitud.

Devyl sacó el abrigo con broche de oro, y luego se lo entregó a su primer oficial.

-¿Alguna vez he dicho lo mucho que detesto el sonido de gritos humanos?

-¿De Verdad? Según los rumores, una vez fue tu melodía favorita.

Sacando su arco, Devyl le lanzó una mirada molesta.

-No, la música más dulce para mis oídos siempre ha sido como un enemigo gorgotea a mis pies, asesinado, mientras exhala su último aliento.

Completamente tranquilo, cargó el pequeño perno y lanzó una flecha directamente al cráneo del primer ‘plat-eye’.

La bestia cayó hacia atrás y estalló en una nube negra.

Aturdido, los otros dos se dieron la vuelta y se quedaron sin aliento al ver a Devyl. Entonces se dieron cuenta de a quién y a lo que se enfrentaban.

Sus ojos se abrieron al unísono antes de que se transformaran en lobos y corrieran hacia la puerta.

Pero el poder de Devyl era mayor que el de suyo y se los mantuvo dentro.

Will sonrió.

-Ahora tienes su atención.

Tan pronto como los ‘plat-eyes’ se dieron cuenta de que no podían escapar, cambiaron de forma a sus verdaderos cuerpos demoníacos y espantosos. Y luego se dividieron en tres más para atacar.

Will maldijo.

-¿Punto débil?

-Entre los ojos. Decapitación -Devyl cogió al primero y le arrancó la cabeza-. Pero no les matará.

-¿Perdón?

Acabó con dos más antes de volverse hacia Will.

-Son criaturas de venganza. Estas son manifestaciones fantasma -cogió un tercero con su cuchillo y lo incrustó en línea recta a través del cráneo-. Para acabar con ellos, tenemos que encontrar los cuerpos que han adoptado y destruirlos.

Will gruñó antes de sacar su espada y encargase del que venía por su espalda.

-No me gusta mi trabajo, capitán.

Devyl remató el último, y luego extendió rápidamente la mezcla de tejo sal y jaspe sobre el marco de la puerta para evitar que más ‘plat-eyes’ entraran.

Will cogió el abrigo a Devyl y rápidamente se unió a él cuando la multitud comenzó a darse cuenta de que el peligro había pasado. Ahora, querían respuestas que ninguno de ellos tenía permitido darles. Y antes de que la multitud podía recomponer y darse cuenta de lo que acababan de ver, Devyl y Will hicieron una salida rápida.

Fuera de la taberna, la luna se había vuelto de un misterioso rojo sangre y las nubes eran espesas, lo que hacía el cielo aún más oscuro.

Entregando el abrigo a Devyl, Will hizo una mueca.

-¿Así que esas no son las bestias tampoco?

Devyl negó con la cabeza mientras cogía su abrigo.

Son sólo los recaderos.

Hizo una mueca.

-En nuestros últimos meses juntos, he visto cosas increíbles que parecen haber sido escupidas del mismo infierno. Y no puedo dejar de preguntarme ¿qué impide exactamente que entre en este mundo la Puerta Carian, si todavía no lo hemos visto?

Cerrando el puño de su abrigo, Devyl respondió a su mirada preocupada con una sonrisa de complicidad.

-El mal más corrupto y aterrador que jamás haya salido del culo del cosmos.

-¿Lucifer?

Se rió y le dio una palmada a Will en la espalda.

-Deberíamos tener esa suerte. No, señor Death. . . Lo que viene del mar hace que Lucifer se parezca un niño inofensivo.

Will se santiguó.

-¿Qué es exactamente, entonces?

Devyl se puso serio ante el recuerdo mientras una ola de amargura y furia se apoderó de él y  le quemó hasta el fondo de su alma ennegrecida.


-Resumiendo . . . mi ex-mujer.


Más Información En...

3 comentarios

  1. Que ganas de leerlo, me ha encantado

    ResponderEliminar
  2. Me muero de ganas de que salga ya el libro, con este trocito estoy cautivada.

    ResponderEliminar
  3. Fina. Esta buenísimo, deseando este listo pronto, el gracias por el resumen, besos

    ResponderEliminar